Les queremos contar algunos mitos sobre las sillas salvaescaleras o elevadoras. La mayoría son erróneos, por esta razón queremos aclarar las ideas que pueden tener sobre las sillas elevadoras.

Los salvaescaleras llevan ya muchos años en el mercado, pero aún existe mucho desconocimiento sobre ellos y algunos mitos o ideas que no se ajustan a la realidad. En Farré Accessibilitat os queremos contar algunos mitos falsos sobre las sillas salvaescaleras.

Mito: Necesito un salvaescaleras, pero no puedo tenerlo porque mi escalera tiene curvas

Hay personas que creen que una silla elevadora sólo se puede instalar en escaleras rectas. Sin embargo, hay diferentes modelos de sillas que pueden instalarse en una escalera que tenga curvas, giros y/o descansos intermedios. Estos tipos de sillas salvaescaleras se conocen como sillas salvaescaleras curva“. Para encajar correctamente el riel en una escalera de este tipo, se realizan las mediciones oportunas y se construye un riel a medida que se ajuste perfectamente a tu escalera. En Farré Accessibilitat contamos con la Silla Salvaescaleras S200 para escaleras curvas, que se adapta perfectamente a este tipo de necesidades.

Mitos sobre las sillas elevadoras

Mitos sobre las sillas elevadoras

Mito: Sólo las personas mayores edad usan salvaescaleras

La mayoría de las personas que usan sillas salvaescaleras son personas mayores, pero no todos los usuarios de sillas son personas mayores. De hecho, una silla elevadora puede ser muy útil para una persona de cualquier edad que pueda haber experimentado una lesión significativa o que tenga un problema y no pueda usar las escaleras con seguridad en casa.

Mito: Un salvaescaleras significa renunciar a la independencia

Aunque hay personas que creen que la instalación de un elevador de escaleras reducirá su independencia. Resulta que es exactamente lo contrario. Si las escaleras se están volviendo inseguras, la instalación de una silla salvaescaleras restaurará la independencia y la seguridad. Un elevador de escaleras proporciona independencia porque le permite continuar usando con seguridad las escaleras de su hogar.

Mito: Las sujeción para una silla salvaescaleras no es muy estable

Un error muy común es pensar que la sujeción de una silla elevadora no ni estable ni segura. Hay casos en los que las sillas elevadoras se fijan a los peldaños de la escalera y en otros casos en la pared.

Los pies de apoyo que sostienen el/los riel/es a lo largo de los cuales se desplaza el salvaescaleras están fijados a peldaños específicos de la escalera. El peso de la silla elevadora y el usuario se apoyan en toda la longitud de la escalera.

Aquellos compradores que piensan que tal un salvaescalera no sea ni estable ni seguro para sus paredes, no tienen por qué preocuparse.

 sujeción para una silla salvaescaleras

Mito: Una silla salvaescaleras ocupará mucho espacio en mi escalera

La percepción de la mayoría de las personas es que el tamaño de sus escaleras puede no ser lo suficientemente ancha para que una silla elevadora se desplace hacia arriba, hacia abajo o alrededor de las curvas.

Por extraño que parezca, aunque el ancho de la escalera es un factor importante, este no es el asunto más importante.

La cuestión más importante es la medida global que se toma desde la columna vertebral del usuario hasta sus rodillas o desde la columna vertebral hasta los dedos de los pies mientras está sentado en el asiento de la silla elevadora. Por lo general, son las rodillas del usuario las que sobresalen más, ya que la mayoría de los usuarios pueden reclinar sus pies hacia atrás mientras descansan en el reposapiés.

Algunos usuarios les resulta difícil doblar las rodillas y los pies, por lo tanto, puede ser que sus pies sobresalgan más allá de la rodilla, mientras descansan en el reposapiés. Cualquiera que sobresalga más (rodillas o dedos de los pies) es la medida tomada hasta la columna vertebral del usuario. A continuación, se añade el grosor del respaldo del asiento, que determina la distancia total desde el respaldo del asiento hasta las rodillas o los dedos de los pies del usuario en cuanto a si una silla elevadora se desplazará de forma segura por la escalera.

El objetivo es evitar que las rodillas o los pies del usuario choquen con el lado opuesto de la escalera y a la mayoría de los proveedores proporcionamos un espacio libre adicional de 25 mm para estar seguros.

El tamaño y el peso a veces pueden causar problemas de movilidad y masa corporal, por lo que los expertos en sillas elevadoras recomendamos sillas elevadoras capaces de soportar límites de peso de hasta 140 kilogramos, más en pesos máximos de las sillas elevadoras.

Otra cuestión importante a tener en cuenta es que las sillas elevadoras se pueden plegar cuando no están en uso. Esto aumenta de forma segura el espacio disponible para caminar para otros usuarios que necesiten usar la escalera.

espacio que ocupan las sillas elevadoras

Mito: Las sillas salvaescaleras funcionan únicamente enchufadas a la red eléctrica

Hace años, la mayoría de los fabricantes fabricaban sillas elevadoras que sólo funcionaban con electricidad de red. Desafortunadamente, cuando se producía un corte de luz o se cortaba la electricidad, dejaban de funcionar inmediatamente. Esto no sólo era un inconveniente, sino que a menudo era muy inseguro, ya que los usuarios de edad avanzada que vivían solos tenían que subir o bajar las escaleras para encontrar la caja eléctrica que a menudo estaba en el piso de abajo.

El uso de baterías recargables tiene muchas ventajas. Hoy en día, si la red eléctrica falla, la silla elevadora seguirá funcionando de forma segura utilizando la energía directa de la/s batería/s recargable/s. Los avances de hoy en día permiten que la electricidad de la red cargue constantemente las baterías, mientras que el elevador de escaleras utiliza la energía directamente de las baterías recargadas.

Las baterías recargables de la mayoría de los fabricantes son capaces de hacer funcionar la silla elevadora durante aproximadamente 3 ó 4 días utilizando 7 viajes de ida y vuelta al día sin necesidad de recargar la batería. Tan pronto como la red eléctrica vuelve a estar encendida, las baterías se recargan automáticamente a su capacidad máxima.

Mitos sobre las sillas elevadoras y electricidad

Mitos sobre las sillas elevadoras y electricidad

Mito: Las sillas elevadoras consumen mucha energía

Las sillas elevadoras no consumen mucha energía y esto se debe a la avanzada tecnología de los dispositivos de ahorro de energía. Las sillas elevadoras han recorrido un largo camino y ahora se consideran de igual categoría, si no mejor, que otros electrodomésticos.

La mayoría, si no todas, las sillas elevadoras actuales cumplen con las directivas europeas y están construidas según las normas EN 81-40. La eficiencia energética y la seguridad se encuentran entre estas directivas. Como regla general, la mayoría de las sillas elevadoras consumen muy poca energía al día para que la electricidad cargue la batería recargable.

Algunos incluso consideran que una silla elevadora es uno de los electrodomésticos más baratos que se pueden utilizar en un hogar promedio, basándose en la suposición de que la silla elevadora promedio sube y baja por la escalera no más de 14 veces al día.